Revista El Pato - Noviembre 2014
Pesca Serrana

Pesca en Florencia, Santa Fe: Dorados en la cueva

Texto: Hugo Giardino
Fotos: Ariel Robledo

Llevamos una gran cantidad de señuelos, y casi todos tuvieron pique, lo que habla de la gran cantidad de dorados de la zona y de su voracidad. Comenzamos bien temprano y en los primeros tres o cuatro lances tuvimos unos piques formidables. El dorado que tomó mi señuelo, una Banana de baitcast de Alfer’s, mostró todo su cuerpo. Se trataba de un robustísimo ejemplar que superaba holgadamente los quince kilos. Cayó pesadamente y se desprendió. El pique de Ariel también fue fuertísimo: no se dejó ver, pero produjo en superficie un borbollón de características pocas veces vistas; luego se desprendió.

Puerto Piracuá es un sitio fantástico para la pesca deportiva y uno de los tramos de máxima relevancia en el Paraná medio superior.

La franja comprendida entre las ciudades de Empedrado, al norte, y Bella Vista, al sur, ambas sobre la margen correntina, y Puerto Piracuá (“Pira”: pez; “cua”: cueva), sobre la costa santafesina, está muy poco explotada por la pesca comercial y es el refugio de grandes cardúmenes de sábalos que sirven de alimento a especies como el dorado y el surubí.

Además vive acá una rica variada de todas las especies de bagres, incluido el manguruyú, y, por supuesto, el pacú, que encuentra en los extensos arroyos de esta geografía un sitio adecuado para alimentarse y reproducirse. Como en la provincia de Santa Fe está prohibido matar pacúes y manguruyúes, al igual que dorados, hay que pescarlos y devolverlos sin importar su tamaño.

Fuimos a relevar el pesquero, invitados por cabañas El Lolo, un complejo muy bien armado ubicado en el mismísimo Puerto Piracuá sobre la margen occidental del Paraná. Cuenta con cabañas muy bien equipadas con aire acondicionado y calefacción, un amplio quincho comedor con sala de juegos donde el visitante puede encontrar un excelente descanso y horas de recreación para él y su familia. Dentro de poco tiempo también se habilitará una pileta de natación, recreación ideal para los acompañantes. La altura actual del Paraná lo torna ideal para la pesca del dorado.

El agua muy clara corre rápidamente y una gran cantidad de desbordes en las islas altas son ideales para pescar al golpe: mientras la embarcación deriva a unos treinta metros de la costa vamos arrojando nuestros cebos a esos sitios, sea con carnada natural como con artificiales, siempre lanzando y recuperando, lo que le da al pescador una gran actividad, dejando de lado el concepto de “pesca aburrida”, aquella que se realiza a la espera, cuando el pique demora.

Llevamos una gran cantidad de señuelos, y casi todos tuvieron pique, lo que habla de la gran cantidad de dorados de la zona y de su voracidad. Comenzamos bien temprano y en los primeros tres o cuatro lances tuvimos unos piques formidables. El dorado que tomó mi señuelo, una Banana de baitcast de Alfer’s, mostró todo su cuerpo. Se trataba de un robustísimo ejemplar que superaba holgadamente los quince kilos. Cayó pesadamente y se desprendió. El pique de Ariel también fue fuertísimo: no se dejó ver, pero produjo en superficie un borbollón de características pocas veces vistas; luego se desprendió.

Llevamos para esta oportunidad equipos de baitcast y spinning, compuestos por cañas de 6 y 6,6 pies y potencias de 8/17, 10/20 y 12/25 libras, acompañadas con reeles de bait de Abu García y Marine Sports cargados con multifilamento de 0.20 mm. Para spinning usamos el VSystem de Okuma, verdadera joya de reel frontal, que nos daría el mejor dorado de la jornada.

Esta modalidad exige que el pescador tenga cierta técnica: debe tratar de ser preciso en los lanzamientos, porque los dorados se encuentran justo en el escalón del desborde, donde el agua entra a la isla. Generalmente son lugares con correderas muy fuertes, llenas de palos y unos 40 a 80 centímetros de profundidad. Ahí hay que ubicar los artificiales desde una distancia de veinte o treinta metros, lo que le da a la maniobra un tinte muy especial, intuyendo el pescador el pique cuando el lanzamiento es eficaz. Esta pesca, además de ser extremadamente deportiva debido a la liviandad de los equipos, resulta muy entretenida, ya que hay que efectuar lances precisos y elegir el artificial que el pescador supone será el más tentador.

Seguimos bajando y los piques se sucedían. Obtuvimos varios ejemplares de cuatro a seis kilos con diferentes señuelos, y un buen dorado que rondó los diez kilos y que tomó una Banana de Alfer’s verde que, anteriormente, había tenido un pique descomunal. Este dorado me dio una gran pelea saltando innumerables veces.

En horas del mediodía colocamos la embarcación a la sombra de un gran timbó, buscando aliviar las altas temperaturas típicas de la siesta del Litoral en los meses de verano.

En un momento vi cómo, al costado de la lancha, escapaban de un ataque sabalitos de unos treinta centímetros de largo, lo que denunciaba un agresor de buen porte. Era mi turno en los lanzamientos, de modo que, acomodando el Spinner Bait de Alfer’s, que había quedado revirado después del ataque del dorado de Ariel, me dispuse a seguir pescando. Luego de cuatro o cinco tiros tuve una respuesta fantástica, un pique de esos que dejan inmóvil al pescador. Clavé fuertemente y el pez salió disparado hacia los palos con una velocidad altísima. Diría Ariel Vallejos: “¡puso la segunda a fondo!”.

Soltamos la embarcación para seguirlo, porque era inminente un corte en la línea. El dorado saltó en un par de ocasiones dejando ver su silueta magnífica. Había una gran tensión en el grupo, porque la maniobra debía ser rápida para que el pez no ganase los palos. Pudimos ubicar la embarcación paralela a la costa y con cuatro o cinco movimientos firmes de la caña sin quitarle atención al pez logré que cambiara la dirección; entonces tomó hacia el medio del río en otro salto enfurecido; luego vino una lucha de aproximadamente veinte minutos con corridas interminables que hacían sonar el carrete del reel frontal Vsystem de Okuma y la caña Monterra que formaban un equipo para una pelea con un contrincante de mucho menor peso.

Luego de estos interminables minutos arrimé al gigante al lado de la embarcación y Ariel, con su pericia de buen guía, lo tomó suavemente. El pez ya estaba cansado y lo izó a la embarcación. Fue una alegría indescriptible, porque el dorado era realmente grande para el equipo que estábamos utilizando. Nunca hay que olvidar que siempre es preferible pescar con equipos de potencia para especies de menor peso de las que se intenta lograr. En este caso nuestro equipo estaba pensado para dorados de tres a cuatro kilos y el gigante superaba los trece.

Fotos, abrazos y gritos de esos que una captura como esta puede generar. Lo devolvimos en el medio del Paraná arrastrados por la corriente del río. En el preciso momento en que apoyamos el dorado en el agua vimos, con asombro, un hecho bastante inusual: las mojarras rodearon al pez; hacía mucho tiempo que no veíamos cardúmenes de mojarritas en el medio del gran río.

Agradecemos la invitación de Gabriel Preis y su esposa, quienes nos permitieron pescar en un sitio donde la soledad y el entorno natural pueden palparse. Cada vez que visitamos la región se nos renueva el entusiasmo para seguir pescando en uno de los mejores sitios del Litoral argentino.

<< Volver a Pesca Relevamiento

+ info

Cabañas El Lolo - Florencia – (Santa Fe)
- Salidas de pescas con los mejores guías de la zona
- Trukkers de 6,40mts., modelos 2009, equipadas con todos los elementos de seguridad
- Excelentes Carnadas – Pesca de dorados, surubíes y variada todo el año.
- Amplio quincho con vista al Paraná.
- En el mismo contamos con mesa de ping pong, pool y TV con cable satelital.
- Materos con reposeras a orillas del Río, para que puedan disfrutar de un cálido atardecer
- Traslados del / al aeropuerto
- Servicio de ropa blanca
Teléfonos nuevos: (011) 4442 - 9365 o (011) 146 459-6020

info@cabanasellolo.com.ar
Protagonistas

+ Notas

Pesca - Relevamiento

BELLAVISTA FUE UNA FIESTA. LA 11° DE LA VARIADA. ESPECTACULAR

Una fiesta perfecta que logró convocar a casi 350 lanchas. Hoy, mejor imposible !!!

Pesca - Relevamiento

5ta FIESTA DEL SURUBÍ EN PARANÁ

El 30 de Noviembre la capital entrerriana se vestirá de fiesta.

Caza - Relevamiento

CUIDADO CON LA YARARÁ

Es bueno saber que en nuestro país sólo existen tres géneros de ofidios venenosos: género Crotalus (la cascabel), género Micrurus (las corales) y el género Bothrops (las

Turismo y Aventura

TRAVESIA EN KAYAK: Concepción del Uruguay – Bancos del Caraballo.

Una experiencia internacional para los amantes del remo.

Pesca - Relevamiento

¡¡¡GOYA FUE UNA FIESTA !!!

Como siempre, la ciudad correntina se vistió de gala para darle la bienvenida a cientos de pescadores llegados de todas partes. Esta fiesta ya cumplió 20 años!!!